TELPOCHTLI TLATZIHKI Jorge Luís Hernández

14 11 2010

Yiwehkikahtok, itech sen altepetl, tlen intlayehyekol melahka kiteyeknextiliah tokohkolwah, yinelli kihtowah otlamochih ik sen altepemayotl Xallapan ohtli tlen axkan nikan nemechonnextilis, ihkini pewa wewehtlahtolli:

 –“Okatkah eyi telpopochtin, tlen omosepanwikatinemiayah, opaxialowayah, omawiltihtinemiayah, nowiyan opaktinemiayah, sawel omotlasohtlayah, ma tikihtokah omonekiayah kemin eyi iknimeh.

 Sen tonalli, wehka omowikakeh, ompa onenemitoh, okse altepetl oixtlamatitoh, wan ompa omayankeh, inon eyi chokomeh amo miak tomin okipiayah, okinekiayah motlakowiskeh wan altepetlakah nochi tlapatiyoh otlanemakayah. Amo itlah okimokowihkeh, san ihkon omokahkeh, oixtleokoxkeh, ika miak apistli omokahkeh, impan owaltlayowatik, omoikxikuapkeh, san kan oahsikoh nikan altepetl, kemin miak onehnenkeh sawel osotlawikeh, ihkuak omokakawaskiah, sen telpochtli okinyolehki wan okintlapowih:

–¡Xitechkakikah tepitzin noyolikniwah!, axkan mach itlah tomin tikpiah, tlen ankihtowah tla keh ma titepalewitih nepa ixtlawaktli, ompa titekipanoskeh, wan techtlaxtlawiskeh, neh nikixmattok sen tetah tlen miak itekih kipixtok, ihkon tikpiaskeh tomin, tikinnextiliskeh totahwah wan kualkantzin nepa teopantitlan timonamikiskeh, wan san sekan tiyaskeh titekipanotihweh. Sepa ximotlaxkalwikilikah.

 Inon yowalli oksemi opakkeh, omoyolsewihkeh wan sehsekan oyahkeh inchan okohkochitoh. Mostlatipan, sen chokohtli, mach owalahsiko ihkon kemin omokahkeh omonamikiskiah wan tlen ome telpochtin omonamikkeh omotlahtlanihkeh:

–¿Tlekan amo walehko toyolikni?  Tlakeh amo niman ahsikih, itlahtlakol okseki tlahkahtiliskeh.

Sa kanah keski tlahtolli omotlapowihkeh wan sen telpochtli oksemi okihtoh:

 –¡Ma tiktemotih tlakatlatzihki!

San sekan oyahtikiskeh okitemotoh inyolikni, nimantzin ahsitoh ikaltitlan inon telpochtli, achtoh okikikixilihkeh, niman otetlahpalohkeh ikaltempan. Inon chokohtli inewiyan okinnankilih, wan ika miak tlatziwilistli satepan okisako,  san elihkika inan okitlaweltzahtzilih: 

–¿Teh kanin yititlatztoponti?  ¿Kenin  satekitl tiapismiki, timayani, yineli amitlah tikpia tlen tikkuas?  ¡Amo xiyah xitekipanoti!, yowak yotimotlapowihkeh,  tlakeh tikneki tomin nikan xiwiki nikan kahki, xiyah xipaxialoti.

Inon lamah okinsemittak ok ome telpochtin wan oksemi owaltlahto:

–Wan amehwan ayakmo xiktlaneltoktilikah nopiltontzin, tleka san ankiyolmaxelowah, tlakeh amehwan kinekih antominchiwaskeh, xiyakah xitekipanotih.

Tla keh antepalewiske san amehwah xitopontiwiah.

–Amo ankitta nokone kualli itepankal kipia?. Yeh yaski kipaxialoltitih sen ichpochtli, wan okseki tomin nikonkitzkiltis tlakeh ihkon  yeh kinekis.

Inon kualkantzin san ihkon omikxikuapkeh telpopochtin, oyahkeh otekipanotoh.  Kemin inan inon telpochtli okinahwak,  ayakmok iwan okachi omonotzkeh wan inyolikni, yehwan omoyolehkeh, maya noso amo satekitl okinkokoh tla keh okinsepanahwakeh.  Ihkon, nochipa opehkeh tekipanowah, ihkon miak xiwitl otepalewihkeh, satepan omokaltihkeh, omotesepanohkeh axkan inon wehweyi tlakameh omotlamitoh, amo sapanowa tominyohkeh, welika kualli chantih.

Inyolokni satekitl tlatzihki san ihkon onentinemiaya, nikan nepa opaxialohtinemiaya, san ihkon oihkatinemiaya, ayik okittakeh kox otekipanowaya, miak otlawanaya wan omosihsiniaya tlawanaloyan, otlaehehkowaya wan otepihpinatiaya.

Sen tonalli omomikilih itahtzin wan amo wehkika inantzin. Kemin miak tlalli san yeh okaxkahtilihkeh, wan amo okimatiaya kintekipanoltis, satepan, itlal okitetlanetiaya wan ompa otlatokayah okseki tlakah: kox  owatl, kahwen, milli, kiniah xochitl wan okseki miak tlatoktli.  Inon telpochtli tlamanawini, tlatzihki wan tominapistli, opehki motlalnemakia, nochi tomin tlen okitlaxtlawihkeh san okawilchih, kampa otlawankamikiko. Amitlah okichihtewak, amo kemanian okixewih kenamin tekipanos”.

Ikinon nikan temechonixpantiliah,  amehwan tlen nikan anpowih Xallapan tlen yekin anmoskatiah, xikittakah kenamin miakeh telpopochtin  san tlatzihkakistinemih, amo itlah okitzikohkeh tlen omochih inon telpochtli.  Nohiki kateh miak tenanmeh tlen satekitl inpan tlahtowah inkonewah, ikinon amo kanah tekipanowah inon telpopochtin, san nowiyan tlatzihkakistinemih, san tlaistlakohtinemih. Tekitl tla antiktemoskeh welika ankahsiskeh, amo tlasohti, welika onkah miak tekitl, yeh amo moyolewah tekitiskeh inon telpopochtin tlen axkan ewah. Wel moneki tetahtin wan tenantih ma kintlatzikoltikah inkonewah ma tekitikah.

Ihkon tlakeh ikah mitztlakewa, tlakeh ika mitztekimaka wan mitzyolewa iwan kanah xitekititi, noso xitekipanoti,  xiktlasohkamati, xiktlakitta, yeh noihki sawel mitztlakaitta, wan ihkon ixnestok timotlakahsis, tiwelwewehtis, satekitl miakeh wehkika mitzelnamiktoskeh, wan ihkon okachi tikweyitiliskeh inin totlasohtlanantzin tlen powi Chalchiwehkan wan toweyitlalnan tlen itokahkan Mexihko. 

 

 

 

EL JOVEN OCIOSO.

Hace mucho tiempo, en una congregación rural denominada Xallapan, sucedió lo que a continuación les voy a narrar.  Pues los abuelos nos cuentan a detalle este hecho con el afán de educarnos con esa experiencia real, dicho relato de sabiduría comienza así

    —“Había tres jóvenes en un pueblo, los cuales, siempre andaban juntos, paseaban, jugaban, se apreciaban entre sí, la hermandad que tenían entre ellos era notada en cualquiera de ellos.

 Un día, se fueron a dar un paseo lejos del pueblo, decidieron ir a conocer otros lugares, estando ya en ese retirado lugar, les dio hambre, pero ninguno de los tres llevaba  suficiente dinero, todo era caro en ese poblado, optaron por quedarse así nada más, sin comprar nada. Un tanto frustrados, se apresuraron regresar al pueblo, estaba a punto de caer la noche, caminaron por mucho tiempo, antes de la media noche arribaron al pueblo de dónde eran originarios, estaban fatigados, sedientos, y con mucha hambre.  Estaban despidiéndose cuando en eso uno de los tres hizo el siguiente comentario:

—¡Miren cómo estamos hermanos!, no tenemos dinero, pues hoy la pasamos un poco mal, que les parece si desde mañana empezamos a trabajar, ayudaremos en el campo, conozco un señor que nos puede dar trabajo a los tres, así ya no tendremos que sufrir calamidades, llegando a casa les diremos a nuestros padres y mañana temprano nos veremos aquí frente a la iglesia, vengan preparados, traigan sus tacos. — ¿Están de acuerdo?

 Los tres asintieron de manera unánime, se alegraron por la brillante idea aceptada en el grupo, ya más entrada la noche, cada quién se fue a casa, y antes de dormir les comentaron a sus padres. Al día siguiente, casi llegaba la hora acordada, sólo dos de ellos habían llegado al punto de reunión, que era enfrente de la iglesia, así como quedaron, el tercero no llegaba y uno de ellos dijo algo entre dientes y luego sugirió:

—   ¿Por qué se tarda tanto nuestro amigo?

 Mientras platicaban, el tiempo avanzaba y el otro amigo refirió lo siguiente:

—   Vayamos a buscarlo.                                                                                        

 El otro accedió y se fueron en busca de su flojo amigo, casi al llegar a la casa del fulano, silbaron del modo acostumbrado, como vieron que no salía, se acercaron a la puerta, tocaron, y con notable pereza respondió el amigo de ellos,  en eso su madre habló:

—   ¿Otra vez a la calle con tus amigos?   

El joven respondió a su madre:

—No mamá, voy a trabajar, te dije anoche.

La señora volvió a decir lo siguiente:

— ¿Qué de verdad tienes hambre, que no tienes que comer aquí en la casa?

— Trabajar. Tu padre ya te dijo que no irías.  Mira, si quieres dinero, pues tómalo, ve a divertirte, ve a pasear. Y ustedes pierdelamas, cómo se les ocurre que mi hijo debe trabajar, él no nació para eso, si ustedes no tienen dinero y desean trabajar, pues váyanse ya, y no anden sonsacando a mi hijo, ¡ya váyanse pronto!

 Mientras los dos jóvenes se alejaban del lugar, la señora seguía hablando y esto alcanzaron a escucharle:

—Los necesitados son ustedes dos, mi hijo no.

– ¿Qué no ven la buena casa que tiene?, él se va a ir a pasear con su novia y si necesita dinero, pues, yo se lo daré con gusto, claro que sí.

 Ambos jóvenes siguieron su camino, sin comprender completamente esa actitud de la señora, se fueron a trabajar con el señor que ya los esperaba frente a la iglesia. Los días siguientes ya no platicaban del asunto, pues se sintieron regañados y ofendidos por la señora, tampoco buscaban a su amigo, protegido de mami. Continuaron trabajando, pasaron las semanas, meses, después de un tiempo, encontraron sus parejas, y casaron. El amigo de ellos, también se había casado unos meses antes, pero como siempre, no trabajaba, sólo se dedicaba a pasear, nunca se preocupaba de nada.

 Tiempo después, fallecieron sus padres, y para poder mantenerse, empezó a alquilar los terrenos, los arrendadores los sembraron de caña, plátano, milpa, café, flor y otros productos del campo. Pero después, éste muchacho comenzó a vender los terrenos que le heredaron sus padres cuando aún vivían. El joven perezoso perdía en las puestas, se emborrachaba y finalmente murió, no hizo nada fructífero en su vida”.

  Este fue el desperdicio de vida del joven ocioso, por eso les decimos a ustedes jóvenes que se cuiden y aprendan, ya que sigue habiendo gente que no le gusta trabajar, que ama la ociosidad, existen varios vecinos que se la pasan sin hacer nada, no les sirvió la vivencia que dejara el personaje aquel, también siguen existiendo madres y padres que sobreprotegen a sus hijos, haciéndolos inútiles para toda la vida. Recuerden: Trabajo si hay, de hecho, nunca falta, lo que faltan son ganas y también una humana orientación de los padres.

Jóvenes de este lugar, y de todo el mundo, es por eso que si alguien les anima para ir a trabajar, si alguna persona les emplea, agradézcanle, respétenle, esa persona de verdad les aprecia, desea que se formen como ciudadanos ejemplares, de esa manera, llegarán a la edad adulta y por muchos años y generaciones siguientes vivirán en la memoria colectiva como buen ejemplo de esta hermosa población y de nuestro querido Estado y nuestro País México.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: